Baci di dama

Hoy os traigo unas galletitas super sencillas y ricas, ricas, ricas…   (vaya, ya parezco el Arguiñano 🙂 )

Se trata de las Baci di Dama, un dulce italiano originario de la región del Piamonte. He de reconocer que hasta la semana pasada ni siquiera conocía su existencia y fue navegando por mis blogs favoritos de repostería cuando me topé con esta pequeña maravilla que con mucho gusto os presento…

sin-título-3666-Editar

Ingredientes (para unas 12 Baci di dama):

140 g de harina

140 g de avellanas o almendras

100 g de azúcar

100 g de mantequilla (a temperatura ambiente)

Una pizca de sal

50 – 70 g de chocolate negro

sin-título-3646-Editar

Método:

1. Precalentar el horno a 160 ºC

2. Moler las avellanas hasta que tengan una consistencia similar a la polenta.

3. Mezclar en un bol la harina, las avellanas molidas, el azúcar, la sal y la mantequillasin-título-3652-Editar

4. Amasarlo todo con las manos hasta obtener una masa consistente (esta es la parte más divertida 🙂 ). En un principio la masa se hace migas, parece que no va a unirse, pero perseverad, después de amasarla un tiempo tendréis una bola de masa.

5. Dividir la masa en 3 o 4 partes y hacer un cilindro con cada una, de unos 2cm de diámetro. Meterlos en la nevera durante una hora.

6. Sacar la masa de la nevera y cortar los cilindros en trozos de unos 1,5- 2cm de largo, hacer una bolita con cada trozo y colocarlo en la fuente del horno (poner antes papel de hornear para que no se peguen)

7. Hornearlos durante 10-12 min a 160º

IMPORTANTE: Recien salidas del horno son unas galletas muy delicadas, no intentéis cogerlas o tocarlas para comprobar la consistencia porque se deshacen, hay que dejarlas enfriar.

sin-título-3656-Editar

Listas las galletas!! Ahora sólo queda el relleno… Las galletitas por si solas están tan buenas que muchas de ellas desaparecieron antes de que les pudiera poner el chocolate 🙂

8. Dejar enfriar las galletas. Derretir el chocolate y poner unas gotas sobre una de ellas, cubrir con otra y colocar sobre una rejilla para que enfríe y solidifique.

Parece sencillo, pero esta parte es la que más tiempo me llevó. No se puede echar el chocolate caliente porque está demasiado líquido y “desborda” la galleta, hay que dejar que enfríe lo suficiente para que se mantenga sobre ella, el problema es que, llegado ese momento te da tiempo a rellenar 4 o 5 galletas antes de que esté demasiado sólido como para trabajar con él… con lo que hay que volver a derretirlo 🙂

sin-título-3661-Editar

El resultado merece la pena, creedme, han sido todo un éxito!